“Episodios militares”, de Antonio Ros de Olano

La literatura militar no goza hoy de gran predicamento fuera de los círculos especializados. Sorprenderán por eso al lector actual estos Episodios militares, una apasionante, vanguardista y secreta obra maestra de la literatura española. Su autor, Antonio Ros de Olano (1808-1886) forma parte de la historia de España, como participante en la guerra carlista y en la guerra de África y como ministro durante el reinado de Isabel II. Pero fue además amigo de Espronceda, con quien colaboró en alguna obra, y uno de los nombres relevantes de la generación romántica. Destacó sobre todo entre los cultivadores de la literatura fantástica española, con la novela El doctor Lañuela y los Cuentos estrambóticos. No desdeñable tampoco resultan sus poemas.
Episodios militares es su obra más desconocida y también la más notable. El título recuerda a Galdós, pero se escribió antes de que se comenzara a publicar la famosa serie galdosiana. Ros de Olano nos habla en estas páginas de sus experiencias en la primera guerra carlista (Baroja se inspiró en alguno de sus episodios para las Memorias de un hombre de acción) y en la guerra de África (1859-1860). Escribe acerca de sus experiencias en un estilo muy sincopado, sin la retórica de la época, de un modo sorprendentemente contemporáneo.

Antonio Ros de Olano (Caracas, 1808-Madrid, 1886), militar y escritor español, luchó en las guerras carlistas, fue diputado y senador y participó
en la guerra de África, por la que accedió al grado de teniente general y obtuvo el marquesado de Uad-el-Jelú. Su obra literaria, plenamente romántica, ofrece personales rasgos de intimismo y humor. Es autor de la novela El doctor Lañuela (1836), de la serie de Cuentos estrambóticos
(1868-1877) y del libro de memorias Episodios militares (1884) que ahora se rescata.
El responsable de esta edición es José Luis García Martín (1950), profesor, poeta, crítico literario y director de Clarín. Revista de nueva literatura. A su cuidado se publicaron libros de autores como Benito Pérez Galdós (De vuelta de Italia, Impronta, 2017), Enrique Gómez Carrillo (La Miseria de Madrid, Impronta, 2018), Leopoldo Alas, Fernando Pessoa, Juan Valera, Ramón de Campoamor, Dolores Medio, Ángel González, María Victoria Atencia…

ISBN 878-84-121306-6-9 / PVP 16,00 euros / 204 págs. / IBIC: BGHA

“La amante del rey y otras historias verdaderas”, de José Luis García Martín

La amante del rey y otras historias verdaderas no es un libro de ficción, aunque lo parezca. Cuenta historias basadas en hechos reales. Por sus páginas aparecen Fernando VII y el general Prim, Rubén Darío y Luis Cernuda, nombres de la historia de España y de la historia de la literatura, y también muy diversos escenarios: Toulouse, Buenos Aires, Bayona, Ginebra o el campo extremeño.
Cada capítulo del libro encierra una verdad, desconocida e incómoda, pero basada a veces en hipótesis, aunque verosímiles, difícilmente justificables. Nada le impide al lector considerar sus páginas como un conjunto de intrigantes relatos, pero ha de tener en cuenta que en cada uno de ellos lo que parece más fantasioso resulta rigurosamente cierto. Y viceversa.

José Luis García Martín (Aldeanueva del Camino, Cáceres, 1950) es profesor, poeta, crítico, diarista y director de Clarín. Revista de nueva literatura. En los años setenta dirigió Jugar con fuego. Su obra poética, iniciada
en 1972, ha sido recopilada en el volumen La aventura (Renacimiento). Con posterioridad ha publicado Presente continuo. Reunió versiones y recreaciones de diversos poetas en Biblioteca de Alejandría, Jardines de bolsillo y Arena y nada. Dentro de su extensa y plural obra literaria destacan algunos libros en los que se entremezclan ficción, autobiografía
y literatura viajera: Media vida, Café Arcadia, Arco del Paraíso, Lecturas y lugares, Enigmas con jardín, Ciudades de autor…

ISBN 978-84-121306-4-5 / PVP 15,00 euros / 144 págs. / IBIC: FVBT

“Pablo Miaja. Una escuela para la armonía social”, de Leonardo Borque

Se propone este libro recuperar la figura del maestro ovetense Pablo Miaja (Oviedo, 1876-1957) partiendo de sus propios textos y de testimonios contemporáneos. Miaja procuró denodadamente concienciar a sus conciudadanos sobre la necesidad de extender la escolarización y conseguir una escuela compensatoria de las desigualdades. Entendía la acción educativa como instrumento moderador en las relaciones sociales y, en su concepto de escuela única, proponía que la infancia de las diferentes
extracciones hallara su espacio de convivencia en la escuela «nacional». Innovador en el aula, promovió el excursionismo y la lectura como instrumentos didácticos que también recomendaba, en pro de una vida sana, para la edad adulta. Influido por los postulados de la Institución Libre de Enseñanza, Miaja propugnaba también el respeto a la conciencia del niño (escuela laica), pero «cultivadora de la virtud» y solidaria mediante el respeto y amor al prójimo. En el orden de sus objetivos educativos, defendió que la instrucción debía subordinarse a la adquisición de valores morales: «amor al bien, a la justicia, a la equidad, el trabajo, a la verdad. Cuanto signifiquen virtudes sociales, siempre por encima del saber que puede ser algo postizo y memorístico», según sus propias palabras.


«Muévense la escuela y el maestro en medio de la mayor indiferencia por parte de las distintas clases sociales. Son nuestros hombres aquellos mismos de quienes decía Spencer que se ocuparán, a la salida de los oficios del domingo y dondequiera que se reúnan, de los asuntos de actualidad, del tiempo, de la cosecha, de la cría de ganados y de otras mil cosas, muchas de ellas extrañas por completo a su profesión; pero no dedicarán un instante a
pensar si las condiciones de vida de sus hijos en casa y en la escuela resultan las más adecuadas a su salud: eso queda para las madres y los maestros.
En España no se siente la escuela, no hay amor al niño. Y mientras no nos preocupemos del niño y de la escuela, corremos peligro de que el actual estado de cosas continúe por largo tiempo, toda vez que nuestros gobiernos
no experimentan aquel acicate de la opinión pública necesario a las grandes empresas y reformas. De rechazo recibe el maestro los golpes de
esa indiferencia. Para muchos desempeña una función sin importancia en la sociedad, función de la que podría prescindirse sin gran quebranto de sus intereses: de ahí la escasa consideración que se le otorga. Nadie
se ocupa de rodearle de aquella estimación y respeto indispensables a su cargo y que contribuyen a elevar el ánimo y sobrellevar con gusto las contrariedades y amarguras de tan penosa profesión como es la de maestro de primera enseñanza». [Pablo Miaja]

ISBN 978-84-121306-5-2 / PVP 18,00 euros / 272 págs. / IBIC: JNB – BGH